Fe y Alegría El Salvador Cumple 52 años de trabajar en beneficio de niñas, niños, jóvenes y adultos.

El pasado 16 de octubre de 2021, la Asociación Fe y Alegría El Salvador celebró 52 años de existencia, en el cual se destaca la enorme labor y apoyo brindado a las niñas, niños, jóvenes y personas adultas que viven en Estado de vulnerabilidad. También, es importante señalar el trabajo de la Asociación en el contexto de la pandemia de la COVID-19, ya que este se ha incrementado debido a las dificultades que enfrenta la población salvadoreña por la falta de empleo, falta de recursos económicos y alimenticios, así como también el reto que ha significado promover la educación popular frente a la brecha digital que existe en el país y que esta se ha agudizado por la actual crisis sanitaria.


Es por esa razón, Fe y Alegría El Salvador identifico la necesidad de adaptarse al cambio y transformar su forma de trabajo, no únicamente por los efectos generados por la pandemia, sino que también como una forma de renovar la Asociación, en cuanto a dar a conocer al público en general las actividades que se realizan a través de la institución, con el objetivo de cambiar la realidad en la que viven muchos salvadoreños y salvadoreñas. Para lograr estos cambios, en los últimos años de trabajo se ha creado diferentes alianzas y asocios con varias empresas, instituciones y ONG's que han permitido que Fe y Alegría, sea reconocida como una institución que promueve la educación de calidad, el apoyo humanitario y la transformación social en la realidad salvadoreña.


“En Fe y Alegría, hemos visto la importancia de generar alianzas estratégicas y unir esfuerzo para obtener un mayor alcance, mejores resultados en nuestros objetivos y generar un mayor impacto. Estamos trabajando al servicio de los demás, esos niños, niñas, jóvenes y adultos son nuestra prioridad y como una vez dijo nuestro fundador el Padre Joaquín López y López nuestra misión evangelizadora se traduce en: “Es bueno dar pan un día, pero mucho mejor es enseñar a conseguir pan para toda la vida”, indicó Alejandro Calderón, Director General de Fe y Alegría El Salvador.


En este sentido, Fe y Alegría El Salvador, ha construido durante 52 años un largo camino, en donde a nivel nacional se ha impactado mediante el acompañamiento de 22 Centros Escolares en 18 Escuelas Públicas y 5 Centros de Formación Profesional, que brinda apoyo en la formación técnica y que ha beneficiado a 10,200 personas a través de más de 200 proyectos ejecutados por los equipos técnicos en 6 departamentos de El Salvador.


Fe y Alegría El Salvador además de ser una organización que promueve el desarrollo humano de las niñas, niños, jóvenes y adultos que se encuentran en situación de riesgo y exclusión social del área urbana y rural, también ha facilitado procesos educativos alternativos con enfoque de equidad de género, respecto a los derechos humanos, medio ambiente y contribución al desarrollo de procesos organizativos comunitarios que puedan mejorar su entorno.


“Nos sentimos muy complacidos por ser parte de Fe y Alegría, por desarrollar proyectos que cambian la vida de las personas, sabemos que nuestra labor es de campo, es de contacto y de acercamiento, por eso es que conocemos sus realidades, sus dificultades y nuestro apoyo siempre estará guiado a mejorar la calidad de vida de quienes viven en sectores desfavorecidos de la sociedad”, destacaron Jorge Barrera y Andrea Gómez, colaboradores de Fe y Alegría Oficina Central.


El objetivo de la celebración de los 52 años de existencia de Fe y Alegría, es seguir contribuyendo a cambiar la realidad social salvadoreña. Para ello, en el marco de la celebración, se realizó la primera carrera virtual “Corazones a una Frecuencia”, que busca disminuir la brecha digital que existe en el oriente del país a través de la creación de spot tecnológicos que permitan disminuir la brecha digital que existe en el sector.


La Asociación Fe y Alegría, continuará marcado pasos agigantados en el campo de la educación y por eso desea sensibilizar a la población, sobre los obstáculos que muchos enfrentan debido a la falta de oportunidades de desarrollo. Es un orgullo celebrar 52 años de trabajo, todo el esfuerzo se traduce en los aportes que cada colaborador y colaboradora desarrollan desde su puesto de trabajo. Con las labores que se hace día tras día se le sigue dando vida al sueño que el Padre López y López, tuvo hace 52 años de llevar educación a los más desprotegidos de la sociedad, trabajo que estamos cumpliendo.




0 comentarios